¡Un nuevo curso escolar es nueva oportunidad de crecer!
Aprende inglés con El Chavo, nueva app gratuita
La libertad para ser ejemplares
Adquiere tu nuevo libro de valores: Unidos con Valor

Tolerancia

Acción y efecto de tolerar.

Respeto o consideración hacia las opiniones o prácticas de los demás, aunque sean diferentes de las nuestras.

—Diccionario de la Lengua Española, Vigésimo segunda edición.

La tolerancia es mi valor

Una persona tolerante es capaz de aceptar sin molestias o nerviosismo las actitudes y características de los demás aunque sean diferentes de las suyas, siempre y cuando no le causen un perjuicio o afecten su bienestar. Respeta, acepta y aprecia la diversidad de las personalidades, de las culturas del mundo y de las variantes físicas que existen entre los seres humanos. Para llegar a ser tolerante se vale de los conocimientos que ya tiene o adquiere conocimientos especiales para entender la diversidad, se comunica bien y frecuentemente con quienes la rodean, tiene una actitud de apertura con respecto a las otras expresiones y, aunque reconoce las diferencias de los otros, siempre busca la armonía. La tolerancia es el requisito indispensable para vivir en familia y en comunidad, el elemento más importante para poner fin a la violencia.

Olimpiadas de valor

En el mundo crecía poco a poco la conciencia de que las personas con alguna desventaja física bien podían desarrollar al máximo sus otras capacidades. Los I Juegos Paralímpicos se llevaron a cabo en Roma, 1960 con la participación de 400 deportistas procedentes de 23 países. A partir de entonces se celebraron en los mismos años de los juegos regulares y así ocurre hasta la fecha. En Toronto, 1976, las disciplinas se ampliaron más allá de las sillas de ruedas. Ello permitió que tomaran parte 1,600 atletas de 40 naciones. Seúl, 1988 marcó un cambio importante: a partir de esa edición los Juegos Paralímpicos se realizaron inmediatamente después de los Olímpicos y en la misma ciudad anfitriona. Existe, asimismo, una edición de invierno: los Juegos Paralímpicos de Invierno.

En Beijing, 2008, hubo casi 4,000 atletas de 146 naciones que, con su esfuerzo, nos han enseñado a celebrar la diversidad y el esfuerzo que los caracteriza. Estos juegos tienen su lema, “Espíritu en movimiento”, su himno, El himno del porvenir, y su símbolo, que es una representación del cambio y la transformación. El Comité Olímpico Internacional lo establece claramente: “La práctica del deporte es un derecho humano. Cada individuo debe tener la oportunidad de practicar el deporte sin ningún tipo de discriminación… La discriminación de un país o una persona por razones de raza, religión, política o género se opone al espíritu olímpico.”

Espíritu deportivo: Trischa Zorn (1964-)

La nadadora estadounidense Trischa Zorn no es sólo la máxima figura de los Juegos Olímpicos, sino una de las grandes figuras deportivas de la historia. Ciega de nacimiento, empezó a nadar a los siete años en el centro de entrenamiento de Mission Viejo, California. A los trece años participó en 1979 y luego recibió una beca de la Universidad de Nebraska para seguir con su formación. Participó en todos los Juegos Paralímpicos celebrados desde 1980 hasta 2004 y obtuvo 55 medallas, 41 de ellas de oro. “Mi motivación se encuentra en el hecho de que realmente amo lo que hago y en mi interés por saber hasta dónde puedo llegar”, ha dicho.

¡Compártelo!