Piñata y tejocote: Valores de México
Valores de México: La Nochebuena
4 ideas navideñas de valor para el aula
4 ideas navideñas de valor

Honestidad

10-Honestidad-01

Cualidad de honesto. Honesto (Dellat. honestus) adj. Decente o decoroso. Recatado, pudoroso. Razonable, justo.

-Diccionario de la Real Academia Española

 

Una lección de honestidad

Todos los días, en alguna parte del mundo, alguien nos ofrece una lección de honestidad. Los ejemplos son muchos, y a veces ocurren ante nuestros ojos. Así, por ejemplo, en septiembre de 2013, en la ciudad de Boston, Estados Unidos, un vagabundo que pedía dinero a la gente y buscaba comida en los basureros, encontró un paquete con 42 mil dólares. El hombre se llama Glen James y en lugar de quedarse con el dinero fue con la policía y devolvió el paquete. Cuando los periódicos dieron a conocer la noticia, la comunidad de Boston organizó una colecta pública para recompensarlo. Además, la ciudad le otorgó a James una placa de reconocimiento por su buena acción. “Lo que ha hecho este hombre es extraordinario y quisimos reconocer su honestidad”, dijo el jefe de la policía.

 

La honestidad de los niños y las niñas

La honestidad debe ser resultado de una elección personal, es una manera de actuar que adoptamos libremente porque consideramos que es lo mejor. A veces, como en el caso de nuestro relato, se trata de una decisión difícil, pues trae consigo una pérdida o un sacrificio. Para Fernanda, ser honesta quiere decir devolver al perro que encontró en la calle. Al principio no quiere hacerlo: intenta convencerse a sí misma de que el animal que buscan no es Goliat. Luego se dice que puesto que ella lo encontró, lo cuidó y lo alimentó, ahora es suyo. Sin embargo, en el fondo sabe que no está bien lo que hace. Más tarde, cuando ve a la niña pecosa pegando los anuncios en los que ofrece una recompensa a cambio de información sobre su mascota, comprende cuál es su deber. El consejo de su maestra sirve, en este caso, como un refuerzo para hacer lo correcto.

Ser honesto significa, pues, decidir que vamos a conducirnos con rectitud, justicia y honradez frente a los desafíos que nos plantea la realidad; quiere decir que no vamos a mentir, robar, engañar o hacer trampa, aun cuando esto nos pueda producir algún beneficio. La vida diaria contiene infinidad de situaciones que ponen a prueba la honradez de las personas. Pagar nuestras deudas, cumplir una promesa, no aprovecharnos de los demás, hablar con la verdad, no apropiarnos de cosas que no nos pertenecen, no engañar a los otros para obtener una ventaja; tales son algunas de las manifestaciones de este valor. Pero ¿qué sucede cuando vemos a nuestro alrededor a personas que mienten, roban y hacen trampa sin que nadie les diga nada? ¿Por qué tenemos que ser honestos si hay quienes no lo son? ¿Por temor al castigo? Como ya dijimos, la honestidad es una decisión personal. Quizá haya quien actúe honestamente para que no lo sancionen, lo regañen o lo encarcelen; sin embargo, los hombres y las mujeres realmente honestos actúan porque saben que este valor los hace mejores como personas, les permite estar en paz con su conciencia y los convierte en individuos confiables e íntegros ante los demás y ante sí mismos. El filósofo alemán Immanuel Kant, quien era un hombre de una gran honestidad personal, consideraba que este valor no sólo podía hacernos felices, sino que también permitía que la sociedad funcionara correctamente. “No hay mejor política que la honradez”, decía.

 

¿Y tú qué piensas…?

• ¿Consideras que ser honesto es fácil?

• ¿Crees que la sociedad sería mejor si todos los ciudadanos practicaran la honestidad?

• ¿Te has enfrentado a situaciones en las que te viste obligado a mentir? ¿Cómo te sentiste?

• ¿Crees que ser honestas haga mejores a las personas? ¿Por qué?

 

La honestidad es mi valor

Una persona honesta habla con la verdad y vive de acuerdo con la verdad, renuncia a las mentiras o las trampas y afirma en cada momento los valores que son más importantes para ella. Sabe defenderlos más allá de los beneficios y ventajas prácticas que la mayoría de la gente suele poner delante. Es sincera: no dice palabras falsas para quedar bien con los demás ni recibir su aprecio, no se apropia de los valores ajenos para aprovecharse de ellos, no toma los objetos que no le pertenecen y prefiere la paz de su corazón al éxito, la riqueza o el triunfo obtenidos con engaños o acciones prohibidas por las normas de su comunidad. En vez de ocupar su pensamiento en qué le quita o cómo se aprovecha de la gente y las situaciones, trabaja y se esfuerza para obtener logros seguros y disfrutarlos tranquilamente.

 

La tranquilidad es una las mayores conquistas en la vida. La mejor forma de conseguirla es aceptar siempre la verdad y actuar conforme a ella. Es un camino recto que, con gran rapidez, nos conduce a los mayores logros. La mentira es un camino lleno de curvas, piedras y baches. Además, lo que se consigue a través de ella, no dura. Es como un juguete defectuoso que a los pocos días deja de funcionar.

El mayor peligro de los deshonestos es que, a fuerza de mentir, llegan a confundirse tanto que ya ni ellos mismos saben cuál es la verdad. Si dijimos algo que no era cierto o nos apropiamos de lo que no nos pertenecía, las otras personas lo sabrán y tendrán mucha precaución al acercarse a nosotros. Ello nos cierra las oportunidades. Pero en cualquier momento podemos hacer que la verdad brille como un reluciente objeto de plata.

Viviendo el valor

Todos estamos capacitados para reconocer qué acciones son buenas y distinguirlas de las malas: nos lo dice nuestro pensamiento y nuestro corazón.

Esa capacidad se conoce como “conciencia moral”. La honestidad consiste en vivir y expresar esa conciencia en cada momento, no mantener nada oculto, dar importancia a la verdad, ser transparentes para nuestros semejantes, no escondernos nada a nosotros, ni a las demás personas.

En otro sentido, la honestidad significa no querer apropiarnos de algo que no hemosconseguido o que le pertenece a otro.

Al compartir ese valor estamos creando un ambiente de confianza y progreso.

Para la vida diaria,l a verdad abre todas las puertas: exprésala con tu familia, con tus compañeros y amigos. Invita a quienes te rodean a que siempre lo hagan.

 

Recuerda las promesas que has hecho últimamente:

  • Si hay alguna pendiente, cúmplela. No olvides que una promesa es un compromiso.
  • Si cometiste un error acéptalo ante los demás: “Di una respuesta equivocada”.
  • No te apropies de nada por medios indebidos.
  • Si te prestaron algo hace mucho, devuélvelo ahora mismo.
  • Por el camino de la honestidad
  • Reconoce lo que sientes.

¿Te molesta algo en la escuela o en la casa? ¿Te trata alguien de manera que no te gusta?

Exprésalo ahora mismo. Quien dice la verdad, conquista el respeto de los demás. Todos aprenderán de tu valentía para hacerlo.

Francisco Madero

En la lista de héroes y personajes de la historia nacional, Francisco Madero destaca por ser quien, renunciando a recibir cualquier tipo de ventaja, dió su vida para defender los valores en los que creía: justicia y libertad para todos los mexicanos.

Miembro de una acaudalada familia del norte de México, consideró que las condiciones de la mayoría bajo la dictadura de Porfirio Díaz eran contrarias al bienestar. Según esa óptica, en vez concentrarse en un solo individuo, las decisiones y la riqueza debían estar repartidas entre todos. Tal era su idea de la democracia que expresó en el libro La sucesión presidencial de 1910. Se propuso como candidato a la presidencia y fue encarcelado. Entonces hizo un llamado para iniciar la revolución el 20 de noviembre de 1910. En mayo de 1911 Díaz renunció a la presidencia. Madero fue electo y llegó al poder el 6 de noviembre.

¡Compártelo!