La empatía es la piedra angular de la solidaridad
La solidaridad entre hermanos
El gesto de solidaridad de Iván Fernández Anaya
Solidaridad y futbol

Honestidad

2014_03_03-Honestidad-Valores-Interna

Cualidad de honesto. Honesto (Dellat. honestus) adj. Decente o decoroso. Recatado, pudoroso. Razonable, justo.

-Diccionario de la Real Academia Española

La honestidad es mi valor

Una persona honesta habla con la verdad y vive de acuerdo con la verdad, renuncia a las mentiras o las trampas y afirma en cada momento los valores que son más importantes para ella. Sabe defenderlos más allá de los beneficios y ventajas prácticas que la mayoría de la gente suele poner delante. Es sincera: no dice palabras falsas para quedar bien con los demás ni recibir su aprecio, no se apropia de los valores ajenos para aprovecharse de ellos, no toma los objetos que no le pertenecen y prefiere la paz de su corazón al éxito, la riqueza o el triunfo obtenidos con engaños o acciones prohibidas por las normas de su comunidad. En vez de ocupar su pensamiento en qué le quita o cómo se aprovecha de la gente y las situaciones, trabaja y se esfuerza para obtener logros seguros y disfrutarlos tranquilamente.

 

La tranquilidad es una las mayores conquistas en la vida. La mejor forma de conseguirla es aceptar siempre la verdad y actuar conforme a ella. Es un camino recto que, con gran rapidez, nos conduce a los mayores logros. La mentira es un camino lleno de curvas, piedras y baches. Además, lo que se consigue a través de ella, no dura. Es como un juguete defectuoso que a los pocos días deja de funcionar.

El mayor peligro de los deshonestos es que, a fuerza de mentir, llegan a confundirse tanto que ya ni ellos mismos saben cuál es la verdad. Si dijimos algo que no era cierto o nos apropiamos de lo que no nos pertenecía, las otras personas lo sabrán y tendrán mucha precaución al acercarse a nosotros. Ello nos cierra las oportunidades. Pero en cualquier momento podemos hacer que la verdad brille como un reluciente objeto de plata.

Viviendo el valor

Todos estamos capacitados para reconocer qué acciones son buenas y distinguirlas de las malas: nos lo dice nuestro pensamiento y nuestro corazón.

Esa capacidad se conoce como “conciencia moral”. La honestidad consiste en vivir y expresar esa conciencia en cada momento, no mantener nada oculto, dar importancia a la verdad, ser transparentes para nuestros semejantes, no escondernos nada a nosotros, ni a las demás personas.

En otro sentido, la honestidad significa no querer apropiarnos de algo que no hemosconseguido o que le pertenece a otro.

Al compartir ese valor estamos creando un ambiente de confianza y progreso.

Para la vida diaria,l a verdad abre todas las puertas: exprésala con tu familia, con tus compañeros y amigos. Invita a quienes te rodean a que siempre lo hagan.

 

Recuerda las promesas que has hecho últimamente:

  • Si hay alguna pendiente, cúmplela. No olvides que una promesa es un compromiso.
  • Si cometiste un error acéptalo ante los demás: “Di una respuesta equivocada”.
  • No te apropies de nada por medios indebidos.
  • Si te prestaron algo hace mucho, devuélvelo ahora mismo.
  • Por el camino de la honestidad
  • Reconoce lo que sientes.

¿Te molesta algo en la escuela o en la casa? ¿Te trata alguien de manera que no te gusta?

Exprésalo ahora mismo. Quien dice la verdad, conquista el respeto de los demás. Todos aprenderán de tu valentía para hacerlo.

Francisco Madero

En la lista de héroes y personajes de la historia nacional, Francisco Madero destaca por ser quien, renunciando a recibir cualquier tipo de ventaja, dió su vida para defender los valores en los que creía: justicia y libertad para todos los mexicanos.

Miembro de una acaudalada familia del norte de México, consideró que las condiciones de la mayoría bajo la dictadura de Porfirio Díaz eran contrarias al bienestar. Según esa óptica, en vez concentrarse en un solo individuo, las decisiones y la riqueza debían estar repartidas entre todos. Tal era su idea de la democracia que expresó en el libro La sucesión presidencial de 1910. Se propuso como candidato a la presidencia y fue encarcelado. Entonces hizo un llamado para iniciar la revolución el 20 de noviembre de 1910. En mayo de 1911 Díaz renunció a la presidencia. Madero fue electo y llegó al poder el 6 de noviembre.

¡Compártelo!