Cuento de Disciplina

Mini Relato

En un antiguo país una inundación dejó a muchas personas sin trabajo. Algunas viajaron a otro reino y cambiaron de actividad para probar fortuna: el herrero se hizo pastor y el albañil se hizo carpintero. Todos fracasaron pues eran ocupaciones nuevas para ellos y había mucha competencia. Un panadero decidió quedarse y pensó: “en vez de probar en otro lugar algo que no sé, voy a dedicarme con disciplina a lo que sí sé.” Reacondicionó su negocio, lo abrió todos los días a la misma hora y trabajó con el mayor orden posible. Aparte de obtener beneficios para él ayudó a la prosperidad del reino.

¡Compártelo!